El juego patológico es una pauta de juego problemático y persistente que suele caracterizarse por lo siguiente:

Necesidad de apostar cantidades de dinero cada vez mayores; estado de nerviosismo e irritación cuando se trata de interrumpir el juego; pensamiento recurrente en las apuestas, estando mentalmente "fuera" del resto de actividades (familia, trabajo, etc.). Es característico el comportamiento de "recuperar las pérdidas", es decir cuando ha perdido mucho, vuelve a apostar grandes cantidades para recuperar. La consecuencia suele ser una mayor deuda. Pide dinero a amigos, familiares y conocidos para aliviar una situación financiera catastrófica. La mentira suele ser característica muy importante en esta patología. Las consecuencias son graves desde el punto de vista familiar, laboral y social

El problema se inicia en la adolescencia y suele desarrollarse en el curso de los años. Los niveles de gravedad también varían.

Esta sería la definición que el manual estadístico de los trastornos mentales DSM5 da sobre el juego patológico.

Los juegos que han estado relacionados tradicionalmente con el juego patológico han sido los juegos de casino, máquinas tragaperras, bingo, etc. Esto es así porque hay características de algunos juegos que los hacen más adictivo que otros. Por ejemplo es más adictivo el juego en las máquinas tragaperras que el juego de la lotería. Por lo general, la inmediatez de la recompensa y la cantidad son aspectos que ayudan a la patologización del juego.

La adolescencia es una etapa de la vida en la que se es especialmente vulnerable para desarrollar algunas patologías, y en concreto el juego patológico.

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una proliferación del juego por apuestas deportivas on line. La publicidad de dichas casas de apuestas se introducen en cualquier evento deportivo al cual están expuestos todo tipo de personas de cualquier edad. Es decir es una publicidad que no discrimina por edades ni de ninguna otra forma.

Este tipo de apuestas deportivas on line cumple además con los características que convierten a un juego en más adictivo. Como decíamos más arriba la inmediatez de la recompensa, la posibilidad de graduar la cantidad jugada, la fácil accesibilidad, la posibilidad de jugar en solitario, etc. Además las apuestas se realizan sobre pruebas deportivas sobre las cuales los adolescentes hacen seguimiento habitualmente (futbol, tenis, baloncesto…). Así, la apuesta suele añadir un plus de incentivo a la propia incertidumbre del resultado, haciéndolo más atractivo.

No todas las personas que realizan apuestas deportivas acaban teniendo problemas con el juego, lógicamente. Pero no limitar de alguna manera su publicidad es posible que esté creando el mejor contexto para que las personas más vulnerables sí lo desarrollen.

En la consulta de Psicología clínica el juego patológico por apuestas deportivas on line es un problema que se está observando cada vez con mayor frecuencia. Las edades de los pacientes que acuden son variadas pero llama la atención que el número de chicos adolescentes crece cada día.

En cuanto al tratamiento, desde la Psicología existen métodos y protocolos para afrontar el problema. El primer paso, como en cualquier adicción suele ser la aceptación del problema y la aceptación de ayuda. Normalmente este paso lo da el paciente o los familiares cercanos que observan y, a veces sufren de primera mano, los problemas que provocan este tipo de hábitos. Aunque en un primer momento al paciente le cuesta aceptar esta situación, posteriormente la vive con alivio (el hecho de iniciar una terapia, dejar de mentir, volver a atender cuestiones desatendidas…) dada la situación desesperada en la que se encuentra.

Realmente creemos que este es el paso decisivo, a partir del cual, el problema se va resolviendo, no sin esfuerzo y trabajo constante.